salud wellness

Agua y Fibra. La pareja perfecta.

La fibra es un ingrediente fundamental para el organismo y sobre todo para el sistema digestivo. El consumo correcto de agua y fibra en nuestra dieta va tener efectos muy benéficos sobre nuestra salud.

El consumo de fibra tiene múltiples beneficios, como por ejemplo, regular el azúcar y el colesterol de nuestra sangre, disminuye las posibilidades de padecer enfermedades cardíacas, resuelve los problemas del estreñimiento y ayuda a adelgazar.

La fibra también se encuentra en frutas y verduras, especialmente en su corteza. Frutas como la manzana, pera, uvas, ciruelas, etc., hortalizas: espinaca, brócoli, coliflor, etc., y verduras como la yuca y el apio. En cereales integrales y derivados como el pan, avena, arroz, trigo, centeno, salvado y pastas.

El agua, por otro lado, es un pilar básico para mantener un buen estado de salud. Para lograr una correcta hidratación debemos mantener un equilibrio entre el consumo y la pérdida de agua, ya que con la respiración, el sudor y la orina, vamos desechando lo que consumimos de este vital líquido.

Se recomienda en promedio un consumo de 1.5 a 2.0 litros de líquido al día en mujeres y 3 litros al día en los hombres, este se puede cubrir con el consumo de agua, jugos, infusiones, caldos o sopas.

Estar bien hidratado mejorará el rendimiento físico y mental, además, proporciona un aumento de nuestra resistencia física, incrementa la concentración, mejora la apariencia de la piel y nos proporciona un óptimo nivel de salud y bienestar.Es por eso que la combinación de agua con fibra resultan una mezcla perfecta para el funcionamiento de nuestro sistema digestivo y nos ayuda a rendir más durante nuestras actividades.

Fibré fusiona a la perfección todos los beneficios de la fibra y las propiedades del agua para hacer que todo fluya adecuadamente, sin una sola caloría. ¡Todo fluye con Fibré!

Comentarios